Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filter by Categories
Sin categoría
EnglishFrenchSpanish

Refuerzo en bioseguridad del Edén

Este jueves ocho de octubre Armenia hace oficial la apertura de vuelos internacionales con la aerolínea Spirit. Para algunos esta reactivación representa la posibilidad de regresar a su destino, para otros iniciar nuevamente la operatividad de sus negocios como es el caso de las agencias de viajes, que llevan más de seis meses con ingresos cero y las cuales no resisten más días sin funcionar. Ahora bien, no podemos desconocer que en este mes se dará el pico de la pandemia en el departamento, lo cual reta a la administración del aeropuerto internacional El Edén a reforzar los protocolos de bioseguridad con estrictos procedimientos aplicables a todos los rangos de funcionarios del terminal aéreo

En su última visita, la Aerocivil aseguró que las obras del aeropuerto se encuentran en un 97%, lo que representa una mayor competitividad en términos de conectividad del Quindío a nivel nacional e internacional que se complementa con el túnel de La Línea. En esta medida, los viajeros que empiecen a arribar al Quindío percibirán un escenario con mayor capacidad e instalaciones a la vanguardia que atraen no solo público vacacional sino alineado al turismo de reuniones y de negocios, un punto positivo si se tiene cuenta que entidades como la Agencia de Inversión y el Quindío Convention Bureau, encargadas de poner en el mapa mundial al departamento y que serán claves en el desarrollo de estrategias para la recuperación económica y generación de empleo, tendrán otro elemento de valor para visibilizar el Quindío.

Y es que más allá de estar a favor o en contra de la reactivación, lo que hasta ahora está claro es que la dinámica económica del mundo no puede parar ante un virus que aún no cuenta con una cura. Para el caso particular de Colombia, ya el DANE reveló que el 30% de la población colombiana pasó de consumir tres comidas diarias a dos, lo que indica que los estragos de la coyuntura actual, sumando las altas cifras de empleos perdidos, representa no solo un impacto en la salud pública sino en los niveles de pobreza y calidad de vida de la población, por lo que es claro que las medidas se siguen dando cada vez más desde una responsabilidad individual que busca mitigar los impactos de cierres generalizados.

Hoy la cura más cercana es la del autocuidado, el lavado constante de manos, el distanciamiento social y no tocarse el rostro. Con esto no quiero decir que esta sea la solución desconociendo la alta complejidad en la salud y los altos riesgos y estragos sociales, no obstante, es claro que en adelante cada individuo es más responsable en adaptarse a la nueva realidad bajo protocolos de bioseguridad, claro está de la mano de las instituciones que deben seguir generando estrategias, exigiendo el cumplimiento de protocolos y aplicarlos.

En conclusión en tanto no exista una cura contundente, se debe mantener el equilibrio entre la salud y la economía, esta sinergia entre ambos aspectos preservará la vida misma. Por ahora, bienvenida la apertura internacional del aeropuerto con el incremento en los controles de bioseguridad.

Compartir éste artículo